Skip to content

Flash 2013: Blue Jasmine

8 enero, 2014

Once upon a time you dressed so fine
You threw the bums a dime in your prime, didn’t you?
People’d call, say, “Beware doll, you’re bound to fall”
You thought they were all kiddin’ you
You used to laugh about
Everybody that was hangin’ out
Now you don’t talk so loud
Now you don’t seem so proud
About having to be scrounging for your next meal

Like a Rolling Stone – Bob Dylan

A Blue Jasmine no le sientan bien las comparaciones. Ni resiste si la juntas con las grandes películas de Woody Allen ni con otras obras a cuya trama se asemeja. Con las primeras nos queda como un Allen menor, un drama apreciable dentro de una filmografía brillante que destaca por una buena interpretación central de Cate Blanchett pese a su argumento trillado. De ahí que el entusiasmo con el que ha sido recibida me resulte desproporcionado, y más si consideramos los trabajos con los que por temática se la asocia. La más obvia sería Un Tranvía Llamado Deseo, referencia posiblemente intencionada que sirve como base de la historia. Porque dudo que Like A Rolling Stone haya servido de inspiración con las coñas a costa del cantante que hacía en Annie Hall (“¿viste el concierto de Dylan?” “n-no, esa n-noche mi ma-mapache cogió hepatitis” “¿tienes un mapacheee?”) aunque también sea similar en tema y tono siendo ambas mucho más duras con la protagonista que la obra de Tennessee Williams (ácidas como un “largo vómito” por usar la descripción del de Minnesota). Sin embargo el paralelismo más interesante se encuentra con el documental La Reina de Versalles, que también cuenta la crónica de la pérdida de una fortuna hecha mediante esquema Ponzi (metáfora de los tiempos). La cinta sigue la construcción de una mansión inspirada en el palacio francés mientras entrevista al empresario y su esposa trofeo, para a mitad de metraje ver paralizarse las obras por arruinarse la familia consiguiendo que sintamos compasión por unos horteras que parecían infraseres sacados de un reality. Y ahí es donde para mí falla estrepitosamente Blue Jasmine, en una caracterización de personajes que no permite ver su humanidad, básicamente porque son tópicos ajenos a la realidad con los que no podemos empatizar. Woody Allen no ha visto a un pobre de cerca en 50 años y todo el retrato del entorno de clase obrera es artificial e impostado. No sabe cuáles serían los problemas y rutinas en el mundo real, y aunque comprendo que le interesan otras opciones dramáticas me saca de la historia que lo haga a costa de por ejemplo hacer desaparecer a dos hijos cuando le conviene. Todo está esbozado con una brocha tan gorda que si ha cogido a Andrew Dice Clay será porque Larry The Cable Guy estaría ocupado capando los tejones con los que le paga Pixar por poner la voz a la camioneta de Cars. Habría sido mejor dar ese papel a Louis CK como en principio estaba previsto, así por un lado no incurres en el delito de desaprovechar al mejor cómico en activo y por otro reduces el estereotipo del Mayor Proletario Visto, porque aunque en una farsa podría funcionar, en un drama es conveniente que los personajes parezcan de verdad. Y no es que el retrato de los ricos sea mucho mejor. No dudo de que sean así, y aunque Alec Baldwin ya ha demostrado que puede interpretar a un republicano simpático en 30 Rock, aquí parece dibujado por los fluidos vaginales de Ayn Rand. 

"Mmmm, sí, dame en el objetivismo..."

“Mmmm, sí, dame fuerte en el objetivismo…”

En la realidad esa fantasía liberal con el perfil de los Rockefeller ha sido barrida por los cocainómanos puteros amorales de los que hablaba Inside Job, a pesar de ser de lejos el personaje que mejor funciona. Más problema tengo con lo forzada que es esa última oportunidad que se le presenta a Jasmine en la forma de un diplomático (¿estaban cogidos todos los arquitectos? ¿por qué no lleva en el hombro un gato siamés?). No resulta nada verosímil cómo no se caen unas mentiras tan fácilmente desmontables. En conclusión, drama correcto aunque lejos de maravillas como Delitos y Faltas o Maridos y Mujeres.

Sí, de Giorgio Armani

How does it feel? To be on your own. With no direction home

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: