Skip to content

SITGES 2012: Día 6

13 diciembre, 2013

ANTIVIRAL: La buena ciencia ficción es la que habla del ahora disfrazándolo como una historia sobre el futuro. Sin embargo Antiviral al centrarse en la obsesión de la sociedad por las celebrities, cuando han pasado 50 años desde la Beatlemanía o 90 desde Rodolfo Valentino, y sobre todo cuando las famosas de la película son actrices elegantes y  con clase a lo Grace Kelly hace que más que un reflejo cautelar del mundo actual parezca casi una mirada nostálgica a cuando los medios eran copados por personalidades que hacían algo. La novedad planteada por el hijo de Cronenberg es usar los modismos de su padre (hay Nueva Carne o fusión perversa de cuerpos y tecnología) y llevar la trama a un momento en que la gente estaría dispuesta a dejarse inocular las enfermedades de sus ídolos o a comprar en la carnicería chuletas de carne humana a partir de las células madre de sus actores favoritos. Confieso que me atraían más las implicaciones de ese canibalismo aparentemente aceptado que los tejemanejes de una clínica donde por una módica cantidad te contagian un herpes labial o una gripe, pero aunque habrá que ver si Brandon Cronenberg encuentra un estilo propio, el resultado tiene una atmósfera sensual y enfermiza que tampoco disgusta. 

Pues yo sí que le hincaba el diente a Sarah Gadon

Y a Sarah Gadon sí le hincaba el diente

THE WALL: Reconozco que alguna microcabezada cayó mientras veía esta historia de supervivencia planteada como un Soy Leyenda sin vampiros, un Náufrago sin isla o un Langoliers sin Langoliers. Y es que la premisa fantástica en la que una mujer queda aislada del mundo dentro de una cúpula invisible en las montañas de Austria es simplemente una excusa para desarrollar un drama sobre la soledad y la superación del duelo al tiempo que reflexiona sobre la relación del ser humano con la naturaleza. Bien llevada por la actriz Martina Gedeck (La Vida de Los Otros), mis problemas de sueño se deben a cierta deformación como espectador que estoy detectando en los festivales con las que yo denomino Películas de Alacenas ®. Acostumbrado al cine comercial donde el diseño de sonido abruma por acumulación y cuando no hay música hay ruido, cuando te echas al coleto una película del circuito de arte y ensayo de las de ritmo letárgico siempre siempre siempre hay una escena larga de silencios que se rompen cuando un personaje se pone a preparar la mesa y abre las pesadas puertas de una alacena de madera (ahí te despiertas). Alacena con manteles de lino, aparador con caja metálica en la se guardan secretos, trinchero donde se esconden fotos, o que se pongan a cenar y nadie habla porque AISLAMIENTO o INCOMUNICACIÓN o NOS COMUNICAMOS SIN PALABRAS y entonces escuchas el clin clin de las cucharas con la loza.  

Momento contemplativo con perro. Momento contemplativo con gato. También hay momento contemplativo con vaca.

(I) Momento contemplativo con perro. (D) Momento contemplativo con gato. También hay momento contemplativo con vaca. Es mucho de momentos contemplativos.

WRONG: Una habitación y la luz de la mañana filtrándose por las persianas. Un reloj despertador marcando las 07:59. La cámara se mantiene en él unos segundos hasta que termina el minuto. Las 07:60. Ese es el espíritu de esta divertida película de Quentin Dupieux, donde la cotidianidad tiene siempre un punto extraño, fuera de lugar y absurdo. Como un árbol que cambia de especie de un día para otro, una oficina donde siempre está lloviendo, o que la chica de la pizzería que te coge el pedido telefónicamente se enamore de ti perdidamente sólo por tu voz y además resulte ser una preciosidad de ojos verdes. No sé cuánto hay de casual en el parecido físico entre el protagonista Jack Plotnick y Spike Jonze, pero muchos de los gags no desentonarían en los proyectos del ex de Sofia Coppola (o en el universo de Jose Luis Cuerda). Además el resto de secundarios están formidables, destacando el siempre interesante William Fichtner haciendo de un secuestrador de mascotas cuya motivación en lugar de un rescate es aumentar el vínculo entre animal y dueño mediante telepatía. 

¿Lluvia en un espacio bajo techo? ¿QUÉEEEE?

¿Lluvia en un espacio bajo techo? ¿QUÉEEEE?

CATERPILLAR: Kôji Wakamatsu era (el pobre murió atropellado por un taxi en Tokyo la misma semana del festival) un señor cabreado. Podría decir indignado, pero el adjetivo tiene connotaciones de alguien que se ha dado cuenta ahora de que las cosas están mal, y él llevaba 50 años haciendo películas provocadoras donde usaba el sexo y la violencia en pantalla para denunciar la represión y el autoritarismo en la sociedad nipona. Y dentro de ese espíritu donde aún coleaba la mala leche, tenemos este sobresaliente alegato anti-belicista (también anti-militarista y anti-imperialista, postura más polémica en Japón) sobre un soldado que vuelve del frente mutilado sin brazos ni piernas (de ahí el título de “la oruga”) y completamente dependiente de una esposa a la que maltrató en su matrimonio antes de ir a la guerra. Roles de poder que cambian a medida que la mujer descubre que tiene la fuerza para rebelarse, con unas excelentes interpretaciones y todo al servicio de un estupendo drama que no evita señalar la culpa en los abusos a la población civil china por parte del Ejército Imperial (tema tabú todavía hoy y fuente de tensiones entre los dos países).

Kurokawa cogió su fusil

Kurokawa cogió su fusil

SOUND OF MY VOICE: Esta historia de dos periodistas encubiertos investigando una secta donde la líder decía venir del futuro supuso una agradable sorpresa en el festival. Mis expectativas no eran muy altas al haberme aburrido un poco con Otra Tierra, el anterior trabajo como guionista de la actriz protagonista Brit Marling (también llamado “Cinco Minutos de Ciencia Ficción y Una Hora de Limpar Lavabos”) pero aquí sin embargo se juega bien con la ambigüedad de si la protagonista es o no una viajera del tiempo. Además los personajes evolucionan orgánicamente con la trama con algún giro excelente y las interpretaciones son fabulosas especialmente la de la propia Brit Marling y su combinación de fragilidad y carisma o Christopher Denham como el investigador más lleno de dudas. Que la siguiente película del director haya sido la floja The East no es para echárselo en cara.

¿Quién se ha llevado la cazuela de eucaliptus para mis vahos?

“Y así estaréis hasta que devolváis mi cazuela de eucaliptus para vahos”

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: