Skip to content

SITGES 2012: Día 4

11 diciembre, 2013

SIGHTSEERS: Sin ser especialmente mitómano, al día siguiente de disfrutar de esta excelente comedia negra no pude evitar soltarle un “you were fucking awesome” al coguionista y coprotagonista Steve Oram cuando me lo crucé al salir de un documental sobre cine policíaco italiano. Sirva el alardeo y el name dropping como introducción a lo que gocé con el tercer largo de Ben Wheatley, quien ya me había ganado con su anterior Kill List. Aquí deja el thriller y el horror y se acerca al humor con mala baba para seguir la “odisea erótica” de una pareja de novios en unas vacaciones por el norte de Inglaterra. Viaje planteado como una huida de sus vidas mediocres (ella queriendo escapar de su madre posesiva, él de sus frustraciones como aspirante a escritor), pronto empiezan a pagar con violencia las ofensas reales o imaginarias de los desconocidos con los que se cruzan, todo con un retrato de personajes cretinos no muy alejados de los que aparecen en las películas de los hermanos Coen. Wheatley además aprovecha magistralmente la vulgaridad de las localizaciones y emplea para la banda sonora canciones pop con sobrada ironía (a destacar las dos versiones que suenan del Season of the Witch de Donovan o el Tainted Love). Aunque A Field in England ha sido un pequeño traspiés en el carrerón que lleva el director (lean la crítica cuando empiece con lo visto en Sitges´13, allá por 2016), hay que seguirle la pista de cerca a este hombre, que de momento dirigirá los primeros dos episodios de la nueva temporada de Doctor Who, y desde la Hammer están ofreciéndole carta blanca para adaptar como quiera Capitán Kronos, Cazador de Vampiros.

La pareja más romántica desde el Diario de Noa

“La historia de amor más romántica desde el Diario de Noa” dile a la fan de La Voz que te quieres tirar

CAMILLE REDOUBLE: Hay un aforismo que dice que una película no puede ser mala si aparece Mathieu Amalric. Sin embargo, verle disfrazado en un cameo desaprovechado no basta para que este pseudo remake de Peggy Sue Se Casó resulte muy atractivo. Tampoco que salga Jean-Pierre Leaud como el relojero que abre la puerta a la premisa fantástica. Y es que Noémie Lvovsky (guionista, directora y protagonista) no consigue que su cinta sobre una cuarentona que despierta en su cuerpo de 16 años y ve la oportunidad para corregir sus errores sea otra cosa que previsible, con el problema añadido de que usar a los actores maduros haciendo también de sus personajes adolescentes sin más caracterización que la ropa ochentera no funciona (y lo dice un fan del subgénero de las comedias sobre cambios de cuerpo). En definitiva un “Jacuzzi Al Pasado” sin tetas ni humor paródico.

Y entonces le dije a François "última vez que vamos juntos a un burdel si sigues empeñado en quedarte siempre con la más alta"

Y entonces le dije a François: “última vez que haces lo de `me dejé la cartera en el otro abrigo´ cuando vayamos a un burdel”

ALOIS NEBEL: Al ser humano siempre le han atraido en narrativa las historias de venganza. Podríamos remontarnos hasta la Ilíada y más allá y no es de extrañar, considerando cómo nuestra moral hace que estemos programados para encontrar una satisfacción cuando las buenas acciones tienen recompensa de la misma manera que las malas tienen un castigo. La realidad sin embargo no funciona así, no hay una policía del karma y por eso Alois Nebel no es una historia sobre la venganza sino una historia sobre la impunidad. Ambientada en un pueblo de Checoslovaquia durante la caída del Muro de Berlín y el fin del comunismo (y con flashbacks al final de la Segunda Guerra Mundial, cuyos fantasmas aún colean), la llegada de un forastero mudo hace que vuelvan al jefe de estación los recuerdos del pogromo contra la población checa de origen alemán hecho 40 años atrás. Con una efectiva, bella, casi expresionista animación en blanco y negro, muestra una visión melancólica sobre unas vidas pobres, cobardes y sin sentido. Y esa ruindad destaca más si hacemos la inevitable comparación (por país de procedencia y ambientación ferroviaria) con Trenes Rigurosamente Vigilados. Aquí no hay redención por el Amor ni alegría de vivir ni escape por el placer, las acciones heroicas sólo traen infelicidad y los mezquinos y viles siempre ganan.

Venganza

Que estás jodido y ni siquiera puedes estampar sellos en el culo de una señorita

MODUS ANOMALI: Al igual que me pasó en su día con Los Cronocrímenes, no termino de entrar en este thriller indonesio a pesar de admirar la arquitectura de su guión (en común con la de Vigalondo tiene además el el acoso a un señor en un bosque y el presupuesto modesto). Alabo su originalidad pero depende tanto de encajar los giros que la verosimilitud de la historia se resiente. Pese a todo, el resultado es estimulante y en 87 minutos no decae demasiado mientras las sorpresas se van sucediendo, quedando una sensación razonablemente buena. Quizás el problema es que estábamos más pendientes de pensar en que teníamos que coger sitio para la siguiente sesión (también con sorpresas de guión pero que no dependía exclusivamente de ocultar las cartas al espectador).

¡¡Cú-Cúuuu!!

¡¡Cú-Cúuuu!!

THE CABIN IN THE WOODS: Criminal que haya tardado más de un año en estrenarse (y con poquísimas copias) esta formidable película después de petarlo en el Festival. Problemas de distribución aparte, hay que reconocer a Drew Goddard y Joss Whedon el mérito de reinventar el género del slasher (no caracterizado por su originalidad y del que no soy precisamente fan) haciendo funcionar la historia a distintos niveles en un juego metacinematográfico de lo más estimulante, usando los estereotipos y tópicos a su favor y mezclando bien comedia y terror. Poderla ver además con el público de Sitges justificó el viaje, porque el resultado está a la altura del hype. De la trama, que sigue a cinco universitarios urbanitas en una escapada a una cabaña aislada que resulta ser siniestra, cuanto menos se diga mejor. La dirección del primerizo Goddard (primerizo en dirigir, como guionista en TV tiene experiencia para rato y le acaban de nombrar showrunner del Daredevil de Marvel) no se anda con florituras, confiando en la solidez de la historia y en un reparto que va de lo solvente a lo estratosférico.

Prueba A

Prueba A: Richard Jenkins y Bradley Whitford

En definitiva, uno de los platos fuertes de la semana y el motivo por el que merece la pena ir hasta Sitges, en lugar de esperar a un estreno que puede llegar o puede que no pero que jamás tendrá ese ambiente.

En la sala 5 personas y yo bajando la media de edad.

En la sala 5 personas y yo bajando la media de edad.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: