Skip to content

Flash(back) 2013: El Mono de Hierro

8 septiembre, 2013

“Para mí alguien como Jean-Luc Godard es moneda falsa comparado con una buena película de kung-fu”. Werner Herzog

No voy a entrar en la parte de la cita en la que mi alemán loco favorito critica a Godard, principalmente porque hoy por hoy aún no he visto ninguna de sus películas (una de mis muchas lagunas o la suerte del mucho cine que me que queda por descubrir según se mire). Prefiero quedarme con el ensalzamiento de un género tradicionalmente ignorado por la crítica seria pese a haber desarrollado un lenguaje cinematográfico propio equivalente al del musical. Simplificando mucho, ambos justifican la narrativa con pulsiones muy simples pero muy efectivas, apelando a emociones con las que estamos programados para empatizar (el amor en una, la venganza o la lucha bien vs. mal en la otra) alrededor de las cuales organizar un espectáculo de prodigio físico y coreográfico. Sí, supongo que el porno también podría encajar ahí, pero divago. Volviendo al tema, en ésta el argumento es un refrito de personajes y leyendas tradicionales chinas, empezando por el protagonista, un médico que asume la identidad del Mono de Hierro (un bandido enmascarado) y se dedica a robar a los corruptos dirigentes para repartir el dinero entre los pobres. Cuando otro doctor (Donnie Yen) acompañado de su hijo llega al pueblo y las autoridades descubren que es una máquina de kungfhostiar, le chantajean para que atrape al justiciero. Como curiosidad, el personaje del hijo de Donnie Yen (interpretado por una niña) es el mismo que interpretó Jackie Chan en el Mono Borracho En El Ojo del Tigre y Jet Li en la serie Érase Una Vez en China. Además hacen que el malo sea el Traidor del Templo Shaolin, el que conspiró desde dentro con los manchúes para acabar con los monjes y uno de los villanos más famosos de la wuxia. Generalmente es representado en algunas de las historias como “Ceja Blanca” aunque aquí tenga la cabeza como el Krilin de Dragon Ball y su golpe maestro sean sus peligrosas “mangas voladoras” (que salen como un cañón y rompen la piedra, me gustaría conocer a su sastre). Y no es que los occidentales necesitemos enteremos de estas cosas para disfrutar de unas coreografías y trucos de cables espectaculares, porque a ver quién se aclara entre Wong Fei-hong o Fong Sai Yuk de película a película. Por el mismo motivo, también se hacen duros algunos de los tópicos que suele traer este género. Al fin y al cabo es puro cine popular y al igual que en todas partes, viene con mensaje. En este caso, nacionalismo exacerbado, con un traidor que se redime mediante el sacrificio, simpatía por los pobres y oprimidos (la escena de humor con mendigos robando comida es muy Chaplin), políticos corruptos y puteros que deben ser eliminados por el héroe, y alguna escena sentimental con niño. Pero todo eso se compensa por algún ramalazo gore y un climax sobre postes que de inicio recuerda al que Corey Yuen hizo en Fong Sai Yuk ese mismo año (salvando las distancias, que aunque el final del Mono de Hierro entre las llamas esté bien, no tiene la progresión ni el humor de la de Jet Li, que para algo  ésa es una de las mejores escenas de acción que se hayan rodado)

"¡Maaamaaa, dime qué parescooo!" "Pareses un águilaaa" Foto de dvdbeaver.com

“¡Maaamaaa, dime qué parescooo!” “Pareses un águilaaa” Foto de dvdbeaver.com

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: