Skip to content

Flash 2013: Louis C.K. Oh My God

19 julio, 2013

Me paran si éste se lo saben. Louis C.K. es un cómico que intenta durante 15 años hacerse un hueco en el stand-up (un monologuista para que nos entendamos) con pobres resultados. Frustrado porque tras todo ese tiempo su material consiste en poco más que las observaciones chistosas cotidianas sobre la comida en los aviones, un día escucha al mítico George Carlin contar en una entrevista cómo él descarta de un año para otro todo su repertorio y empieza de cero. Imitándole y viéndose sin nada, descubre que la inspiración tiene que salir de lo que tiene dentro: primero sus sentimientos, de ahí si sigues escarbando llegas a los miedos y pesadillas, si avanzas más luego llegas a una zona de pensamientos absolutamente bizarros y extraños (y al final sólo quedarían los cataplines). Así que una noche, frustrado por sus experiencias como padre, decide dejar salir una faceta más personal y hace un monólogo sobre cómo su bebé es un gilipollas que le arruina su vida sexual con su mujer. La reacción del público le anima a seguir esa vía y a partir de ahí va sacando especiales de una hora donde se revela como uno de los mejores cómicos de la actualidad, atreviéndose a explorar tabúes con niveles de autodesprecio gigantes y revolucionando de paso el modelo de distribución, vendiendo sus videos directamente a través de su web o quitando intermediarios en la venta de entradas de sus espectáculos. Y además de todo eso, escribe, dirige, protagoniza y monta Louie, una teleserie que va camino de la 4ª temporada y es una puñetera obra maestra. Con todo esto, que su último monólogo, el especial para HBO “Oh my God” sea un poco menos brillante que los anteriores no es de extrañar. El programa fue grabado en el Celebrity Theatre de Phoenix, con su pista circular donde el público rodea al artista y famoso por ser donde George Carlin grabó su “Again!” (un clásico de la comedia donde se incluye su “Siete Palabras Que No Se Pueden Decir Por Televisión”). Y sí, los chistes no son tan consistentemente brillantes como los de Shameless (2007), Chewed Up (2008) o Hilarious (2010), pero es una gloria verle la confianza que ha ganado en comicidad gestual y los recursos interpretativos a la hora de contar las historias. Que adoro a este gordo pelirrojo, vaya.

Y su monólogo sobre las tetas es una mofa. ¿Es justo decir que no es tan bueno con los anteriores cuando a pesar de todo sigue a años luz de la mayoría de cómicos?

Y su monólogo sobre las tetas es una mofa. ¿Es justo decir que no es tan bueno con los anteriores cuando a pesar de todo sigue a años luz de la mayoría de cómicos?

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: