Skip to content

Flash 2013: El Cosmonauta

12 julio, 2013

En el imprescindible libro sobre Hitchcock de Truffaut, Don Alfredo advertía del riesgo de plantear un misterio que, aunque en apariencia atrayente e intrigante, luego no seas capaz de resolver satisfactoriamente y dejes al público decepcionado. Ponía el ejemplo de empezar una película con un barco abandonado en mitad del océano. No tiene ninguna avería, aparentemente está todo normal, en la cocina hay platos a medio preparar pero la tripulación sencillamente no está. Finalmente abandonó la idea por ser incapaz de encontrar una explicación a la altura, diciendo que hay que ir ganando en intensidad, no perdiendo. A lo que 40 años más tarde Damon Lindelof respondió un “que se jodan” más sonoro que el de Andrea Fabra, pero divago. El Cosmonauta, primera película de Nicolás Alcalá, peca también un poco de lo mismo, al alargar durante todo el metraje el misterio de un astronauta soviético que vuelve de la Luna y encuentra una Tierra vacía al aterrizar. Es un problema de estructura (y motivado por un rodaje difícil que documentaron bien en Internet en estos cuatro años que han tardado en sacar adelante el proyecto) ya que aunque la narración fragmentada tenga esa apariencia más artística, va en detrimento de la construcción dramática tradicional que tiene la lineal. Así, nos vemos moviéndonos entre escenas que evocan un pasado con triángulo tipo Jules & Jim y las imágenes más cercanas a Tarkovsky del Cosmonauta recorriendo un planeta vacío y cubierto de ceniza (y con algo de La Invención de Morel). Por el medio, apuntes sobre la Carrera Espacial que se desarrolló mejor en la estupenda introducción que hicieron apoyados por un actor en la sala, que pese a algún problema técnico de sincronización del audio y la imagen resultó fascinante y alcanzó momentos de gran intensidad dramática. Y es en esta experiencia transmedia donde el proyecto tiene sus mayores puntos de interés, además de lo novedoso de su financiación mediante crowdfunding y su estupenda campaña mediática por la red. La película en sí tiene las pegas esperables de una ópera prima, pero no por eso deja de despertar las simpatías de lo hecho con pasión.

frrr

La Zona del planeta Solaris quiere ser respetada

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: