Skip to content

SITGES 2011: Carré Blanc

16 agosto, 2012

Director / País: Jean-Baptiste Léonetti / Francia – Russia – Bélgica – Suiza

Reparto: Sami Bouajila, Julie Gayet, Jean-Pierre Andreani,

Bodycount: De memoria recuerdo unos ocho. Quizás durante alguna cabezada cayó alguno más.

Si su eslogan fuera honesto: Equilibrium sin Gun-Kata.

Al tema: Con esta terminaríamos ya el resumen de las películas vistas en el pasado festival de Sitges. Una lástima que el cierre venga con una cinta tan sosita y con tan poca chicha, ya que ni siquiera merece ser abordada con el colmillo goteante. No es que sea mala, simplemente aburrida, y ni esperaba mucho ni ella parecía querer ofrecer más que una distopia orwelliana solemne. En una sociedad deshumanizada, obsesionada con la cifra menguante de población mundial y que penaliza la decencia (porque que te jodan, el futuro es SOMBRÍO), un empleado de Recursos Humanos intenta recobrar su dignidad moral. La empresa para la que trabaja es la clásica megacorporación malvada y omnipotente que crea comida a partir de cadáveres humanos a lo Soylent Green, y su día a día consiste en realizar entrevistas de trabajo humillantes y violentas a aspirantes desesperados que han sido criados al igual que él en unos colegios donde la compasión es erradicada a palos y sólo enseñan a sobrevivir según las leyes de la jungla (lo que aquí conocemos como enseñanza pública). Y todo es gris y lúgubre aunque la gente lleva traje y corbata porque a eso se dirige la podrida civilización. ¡¡Autómatas sin alma!! ¡¡todos autómatas sin alma ni piedad!!, parece querer denunciar, como si acabase de descubrir el horror de un trabajo de 9 a 5 o quisiera imitar cualquier drama nórdico contemporáneo. ¡¡No!! grito yo, no y mil veces no, el espíritu humano no se quebranta tan fácilmente, esa llama arde dentro de cada corazón, de cada personita. La rebeldía, la curiosidad, la capacidad de asombro es más fuerte que el egoísmo o que cualquier sumisión impuesta. O quizás no tanto, a la vista del resultado que me dieron tales argumentos cuando los empleé aquella vez que me pillaron masturbándome en el trabajo. Que me fuera a un cuarto de baño, me dijeron, que subido a la mesa no era “apropiado”, me dijeron. ¿Qué somos, humanos o robots? ¡¡¡ATTICA!!! ¡¡¡AAATTICAAA!!!

Nota: Un 5. Como un 1984 apolítico, un Brazil sin sátira, o un Equilibrium sin Gun-Kata.

¿No Gun-Kata?

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: