Skip to content

SITGES 2011: Guilty of Romance (Koi No Tsumi)

11 noviembre, 2011

Director / País: Sion Sono / Japón

Reparto: Megumi Kagurazaka, Miki Mizuno, Makoto Togashi,

Bodycount: Tres, pero truculentos.

Si su eslogan fuera honesto: El Fight Club de la ninfomanía.

Al tema: En un edificio abandonado frecuentado por prostitutas aparecen unos cuerpos grotescamente mutilados. Mientras la policía trata de resolver el caso, se presenta en flashback la historia de Izumi, una sumisa ama de casa cuyo marido (escritor de novelas románticas de éxito) pasa todo el día fuera de casa. Insatisfecha, aburrida, y en plena crisis de los 30, decide aceptar un trabajo en un supermercado ofreciendo degustaciones de salchichas (¡SUTIL!). De ahí consigue otro como modelo, y comienza a liberarse de la represión en una espiral de desenfreno, decadencia, y despelote ninfomaníaco. Guiándola en el camino a la desinhibición como una especie de Tyler Durden, una profesora universitaria llena de traumas, que la empuja a la prostitución citando a Kafka. Todo esto con giros de guión cada vez más barrocos que recordaban a la Dalia Negra de De Palma, aunque más conseguido (busquen imágenes de la russmeyera Megumi Kagurazaka y compárenla con Hilary Swank intentando penosamente hacer de acaudalada femme fatale). Sion Sono juega muy bien con la tensión de quiénes son las víctimas aunque al final ahogue tanto exceso y un metraje injustificablemente exagerado.      

Nota: No hay que dejarse engañar por las citas literarias ni la supuesta crítica al machismo de la sociedad nipona. Algo de verdad habrá, pero sería como buscar un análisis de la industria discográfica en Más Allá del Valle de las Muñecas. Eso sí, a guatdefacs no la gana nadie. Un 7. Actualización: Después de leer el Estupor y Temblores de Amelie Nothomb (y concretamente el capítulo dedicado a la mujer japonesa que empieza “no todas las niponas son guapas, pero cuando una decide serlo que se preparen las demás”) veo que igual hasta se han quedado cortos. Lectura recomendable que complementa estupendamente a la película.

¿No recuerdan esta escena en El Castillo de Kafka?

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 7 enero, 2012 18:26

    La verdad es que se nota el fresquito cuando entras en ellas, mucho más confortables en temperatura pero algo triste pues no puedes ver el exterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: