Skip to content

Una breve declaración de intenciones

8 enero, 2011

(que nadie leerá porque a ver quién es el guapo que llega hasta aquí abajo)

Otro blog. Oootro puñetero blog. Como si no estuviera suficientemente saturada la redesfera. Encima empezar uno cuando la tendencia es dejarlos, cuando esa necesidad de aprobación buscada, esa visibilidad, esa presencia en la vida virtual la dan ya las redes sociales y encima con menor esfuerzo. Si es que ya son ganas de ir contracorriente. Comprar cuando todos venden o vender cuando todos compran. Eso hacen los ases de las finanzas y los patanes, y algo me dice que entro en la segunda categoría. ¿Y por qué perder el tiempo haciendo crítica de todas esas películas, cuando muchas de ellas están ya en cartel, o olvidadas, o se estrenarán dentro de uno o dos años, o incluso que no se estrenarán nunca? Pues porque a mi humilde modo, me apetece emprender algo épico y bastante idiota. Ya ven, yo al final aspiro también al título que se puso Werner Herzog al terminar Fitzcarraldo: Conquistador de lo Inútil.

Si mantienes esto en marcha me como mi zapato

¿Lograré llevarlo a cabo? Pues mi historial de procrastinación y mi cajón lleno de proyectos a medio acabar no dicen mucho a mi favor. De entrada, y para hacer algo con ellas, voy a subir las crónicas de lo visto el año pasado en Sitges y San Sebastián. Además, semanalmente pondré un post con los estrenos, a modo de orientación absolutamente subjetiva sobre si merece la pena dejarse los cuartos en tal o cual película. También tengo intención de repasar las 12 pelis de la lata de Truffaut, no se pierdan mis análisis de alcance tipo “pues el Doinel es un poco pagafantas” o “¿mover barquitos en un estanque es un curro de verdad?”. Lo mismo con la caja de Melville. Ya saben, vengan por el cine clásico, quédense por los chistes de pedos. Como el Dirigido. Y habrá más, ¡relatos de interés!, ¡alarmantes exclusivas!, ¡cagadas ortobrájicas! Aquí, ¡en el Penúltimo Dodo, ese por el que nadie se preocupó cuando se extinguió! (En realidad, el nombre es porque El Último Dodo estaba cogido). Vayan con Dios.

 

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 8 enero, 2011 13:50

    Este es un comentario de prueba que por defecto aparece al dar de alta el blog. Otros lo borrarían directamente. ¡Una guerra tendríais que pasar!

  2. capi permalink
    23 enero, 2011 23:27

    Siento contradecirte Jonathan dodo, todavia quedamos unos cuantos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: